Antorcha: Investigar y practicar


Debemos reflexionar seriamente sobre nuestros métodos de actuación, debemos analizar cada experiencia y estar dispuestos a aprender de los errores para ser más efectivos en nuestra labor de educación. En principio, hay que tener muy presente que necesitamos un conocimiento lo más real del problema que afecta a una fábrica, barrio u otro sector del que se trate; conocerlo nos permite atenderlo de la manera más adecuada a sus características. Cuando olvidamos que no podemos actuar sin dotarnos de esa base de conocimiento por mínima que sea, cuando llevados por la impaciencia o el voluntarismo nos comportamos irreflexivamente es fácil que cometamos imprudencias que hasta pueden llegar a desacreditarnos. Esa falta de reflexión o voluntarismo es lo que pudo haber en unas pintadas hechas por unos simpatizantes del Partido a raíz del desalojo de sus casas de unos vecinos. Este era el texto: LA DEMOCRACIA OS DEJA SIN TECHO Y NO HACÉIS NADA. Así, de buenas a primeras, les censuramos. Se entiende que se quería aguijonear sus conciencias, pero con semejante aguijón, lejos de sentirse apoyados, logra el efecto contrario. Había que haberse informado, pues como al día siguiente se demostró por la represión que sufrieron los desalojados al hacer un acto de protesta, ni mucho menos estaba en el ánimo de esas familias quedarse con los brazos cruzados. Lo justo, de haber obtenido alguna información sobre el problema, era haber elegido una consigna con la que los vecinos se hubiesen sentido identificados, por supuesto, no para rebajar el contenido político de nuestro mensaje, pero sí para ponerlo en concordancia con los intereses más sentidos por ellos, haciendo hincapié en la denuncia de este régimen al que no le importa dejarnos tirados en la calle. Ya en 1978, en un artículo de Bandera Roja, tratando el tema de la agitación, se decía: “El éxito de la agitación está en que el Partido, cada organismo, cada camarada, estén en continua sintonía con las masas, que palpen el ambiente y que, a través de las hojas agitativas, marquen la orientación que corresponde a cada ocasión. Estar en el momento oportuno y con las consignas justas, este es el secreto de la agitación”. Es comprensible que, dado el empeoramiento de las condiciones de vida y el incremento de la represión, deseemos que las acciones de respuesta popular se multipliquen y radicalicen sin demora, pero eso, ya sabemos, es voluntarismo. Tenemos que ser consecuentes con los análisis en los que venimos diciendo que las condiciones todavía no han madurado lo suficiente y que la situación es mil veces más compleja de lo que parece. Ser conscientes de ello nos obliga a un mayor esfuerzo de concreción, nos exige, como vanguardia, el saber combinar la audacia y la entrega con un estilo de trabajo planificado, riguroso y responsable.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: