Politzer: ¿Reformas o revolución?


Extraído de: Principios elementales de filosofía

Hablando de la sociedad, se dice: ¿Hay que proceder por reformas o hacer la revolución? Se discute para saber si se logrará transformar la sociedad capitalista en una sociedad socialista, mediante reformas sucesivas o por una transformación brusca, la revolución.

Ante este problema, recordemos lo que ya hemos estudiado. Toda transformación es el resultado de una lucha de fuerzas opuestas. Si una cosa evoluciona es porque contiene en sí misma su contrario, ya que cada cosa es una unidad de contrarios. Se comprueba la disputa de los contrarios y la transformación de la cosa en su contrario. ¿Como se hace esta transformación? Tal es el nuevo problema que se plantea.

Puede creerse que esta transformación se efectúa poco a poco, mediante una serie de pequeñas transformaciones, que la manzana verde se transforma en una manzana madura mediante una serie de pequeños cambios progresivos.

Mucha gente cree que la sociedad se transforma poco a poco y que el resultado de una serie de pequeñas transformaciones será la transformación de la sociedad capitalista en sociedad socialista. Estas pequeñas transformaciones son reformas y constituirán un total, una suma de pequeños cambios graduales que nos dará una sociedad nueva.

Esta es la teoría que se llama reformismo. Se llama reformistas a los que son partidarios de estas teorías, no porque reclamen reformas, sino porque creen que las reformas bastan, que acumulándose, deben transformar la sociedad insensiblemente.

Examinemos si es verdad:

1. La argumentación política

Si observamos los hechos, es decir, lo que ha pasado en los otros países, veremos que donde se ha ensayado ese sistema, no ha triunfado. La transformación de la sociedad capitalista —su destrucción— ha triunfado en un solo país: la URSS, y comprobamos que esto no ha sido como consecuencia de una serie de reformas sino por una revolución.

2. La argumentación filosófica

¿Es cierto, de una manera general, que las cosas se transforman por pequeños cambios, por reformas?

Veamos siempre los hechos. Si examinamos los cambios, veremos que no se producen indefinidamente, que no son continuos. Llega un momento en que, en lugar de pequeños cambios, el cambio tiene lugar mediante un salto brusco.

Tomemos el ejemplo de la Tierra. Comprobaremos que periódicamente ha tenido caminos bruscos, catástrofes. Se conoce, en el período que se llama la prehistoria, la época de los cazadores de renos. Éstos tenían una cultura primitiva, hacían vestidos con la piel de los renos que cazaban y se alimentaban con su carne.

Pero a poco, se producían cambios en la Tierra, un día se originó lo que la Biblia llama el diluvio y la ciencia el período de las lluvias torrenciales. La civilización de los cazadores de renos quedó destruida. Los sobrevivientes habitaron las cavernas y transformaron completamente su modo de vida.

Vemos, pues, que la Tierra y la civilización experimentaron un cambio brusco consecuencia de la catástrofe.

También es la historia de las sociedades comprobamos cambios bruscos, revoluciones.

Aun los que no conocen la dialéctica saben en nuestros días que en la historia se han producido cambios violentos. Pero hasta el siglo XVII se creía que “la naturaleza no da saltos”. No se querían ver los cambios bruscos en la continuidad de los cambios, pero la ciencia intervino y demostró en los hechos que los cambios se producen bruscamente.

Hoy, los que no niegan estos cambios bruscos pretenden que son accidentes, es decir una cosa que ocurre y que hubiera podido no ocurrir.

Se explican así las revoluciones en la historia de las sociedades: “son accidentes”.

Por ejemplo, se explica, desde el punto de vista de la historia de nuestro país, que la caída de Luis XVI y la Revolución Francesa ocurrieron porque Luis XVI era un hombre débil y blando. Si hubiera sido un hombre enérgico, no habríamos tenido la Revolución. Se lee también que si en Varenncs no hubiera prolongado su comida, no lo habrían detenido y el curso de la historia hubiera cambiado. Por lo tanto, se dice que la Revolución Francesa es un accidente. La dialéctica, por el contrario, reconoce que las revoluciones son necesidades. Hay muchos cambios continuos, pero al acumularse se producen cambios bruscos.

3. La argumentación científica

Tomemos por ejemplo el agua: Partiendo de 0o y dejando subir la temperatura de 1o, 2o y 3o hasta 98°, el cambio es continuo, pero ¿puede seguir así indefinidamente?

Llegamos hasta los 99°, pero a los 100°, tenemos un cambio brusco: el agua se transforma en vapor.

Si de 99° descendemos hasta Io, tendremos de nuevo un cambio continuo, pero no podríamos descender así indefinidamente, porque a 0o el agua se transforma en hielo.

De 1o a 99° el agua continúa siempre siendo agua, sólo cambia su temperatura. Es lo que se llama un cambio cuantitativo que responde a la pregunta: “¿Cuánto?”, es decir “¿cuánto calor en el agua?”

Cuando el agua se transforma en hielo o en vapor, tenemos un cambio cualitativo, un cambio de calidad. Ya no es agua, se ha transformado en hielo o en vapor.

Cuando la cosa no cambia de naturaleza, tenemos un cambio cuantitativo (en el ejemplo del agua tenemos un cambio de grado pero no de naturaleza). Cuando cambia, cuando la cosa se transforma en otra cosa, es un cambio cualitativo.

Vemos, pues, que la evolución de las cosas no puede ser indefinidamente cuantativa, porque las cosas que se transforman experimentan, en última instancia, un cambio cualitativo. La cantidadse transforma en calidad. Esta es una ley general; pero, como siempre, no hay que atenerse únicamente a esta fórmula abstracta.

En el libro de Engels, Anti-Dühring, en el capítulo “Dialéctica, cantidad y calidad” se encontrará un gran número de ejemplos que harán comprender que en. todo, como en las ciencias de la naturaleza, se verifica la exactitud de la ley descubierta por Hegel en su Lógica, según la cual, al llegar a un cierto punto, los cambios puramente cuantitativos se truecan en diferencias cualitativas.

He aquí un nuevo ejemplo, citado por H. Wallon en el tomo VIII de la Enciclopedia Francesa (donde se remite a Engels), la energía nerviosa que se acumula en un niño provoca la risa; pero, si continúa aumentando, la risa se transforma en crisis de lágrimas; así cuando los niños se excitan y ríen demasiado fuerte, terminan llorando.

Daremos un último ejemplo bastante conocido: el del ciudadano que presenta su candidatura a un mandato cualquiera. Si necesita 4.500 votos para obtener la mayoría absoluta, el candidato no es elegido con 4.499 votos, continúa siendo un candidato. Con un voto más este cambio cuantitativo determina un cambio cualitativo, puesto que el que era un candidato se transforma en elegido.

Esta ley da la solución del problema: reforma o revolución.

Los reformistas nos dicen: “queréis cosas imposibles que sólo ocurren por accidente; sois utopistas”. Pero, por esta ley, ¡podemos ver claramente quiénes son los que sueñan cosas imposibles! El estudio de los fenómenos de la naturaleza y de la ciencia nos muestra que los cambios no son indefinidamente continuos, sino que, en cierto movimiento, el cambio se vuelve brusco.

Entonces puede preguntarse: ¿qué papel desempeñamos en estas transformaciones bruscas?

Vamos a responder a esta cuestión y a desarrollar este problema mediante la aplicación de la dialéctica en la historia. Hemos llegado a una parte muy famosa del materialismo dialéctico: El materialismo histórico

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: