Lo que no te contaron en clase: I República Galega


Corría el 23 de Junio de 1931 cuando el Consejo de Ministros decide la suspensión definitiva de la construcción del ferrocarril entre Zamora y La Coruña; Indalecio Prieto (PSOE) lo decide por no considerarlo rentable (Con un régimen recién instaurado más preocupado de asentarse que de asegurar el trabajo de los obreros), dejando en la calle a 12.000 obreros que estaban trabajando en dicha construcción, iniciando una huelga que marcará para siempre la historia gallega ya que en su momento más álgido llevó a los obreros a proclamar la I República Galega.

Fue Orense la primera, el día 25 de Junio ya que la huelga convocada por los obreros, y apoyada también por comerciantes y pequeñoburgueses llevó a la multitud a ocupar el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Orense: “Los obreros izan la bandera gallega y proclaman la República Gallega”. Al día siguiente, el 26, el descontento era generalizado en Orense debido a que la proclamación había quedado en nada y no se proclamó la tan deseada independencia.

Fue el día 27 de Junio, dos días después de la proclamación en Orense, cuando un mitin en La Alameda de Santiago reunió a oradores comunistas y galleguistas. Solo faltaba un día para las elecciones constituyentes de la II República española, y algunos oradores como por ejemplo el comunista Eduardo Ponte llegó a exigir una Galicia soviética siendo aclamado y aplaudido intensamente por la multitud. Alonso Ríos, quien en Buenos Aires dirigió la Organización Republicana Gallega Autónoma, ante un público proletario clamó por la independencia: “Hagamos nuestra revolución por encima de todos los poderes centrales habidos y por haber, proclamando nuestra independencia”.

Fue Alonso Ríos nombrado presidente de la “Xunta Revolucionaria da República Galega” y la multitud avanzó hacia el Pazo de Rajoy y tomó las dependencias municipales, proclamando el Estado Gallego. A su vez, en Puebla de Sanabria se celebró una manifestación que recorrió las calles dirigiéndose al Ayuntamiento, donde izaron la bandera gallega. Se leía un cartel que tenía la siguiente inscripción: “Queremos anexarnos a Galicia.” Santiago esperaba la insurrección de las demás comarcas gallegas pero el gobierno central reanudó las construcciones del ferrocarril Zamora-La Coruña evitando así que la insurrección se expandiera, las consignas de Alonso Ríos perdieron su fuerza inicial y la República Gallega llegó así a su fin en unas horas.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: